La embarcación, que navega bajo la bandera alemana, cubre habitualmente el servicio East Coast Loop 5.

Los incendios en el Yantian Express y el Maersk Honam han generado una gran preocupación en la industria marítima.

Después de que algunos portacontenedores hayan sufrido incendios en los últimos meses, la sociedad de clasificación ABS y el Sistema de Notificación de Incidentes en el Transporte de Mercancías, CINS, han lanzado un proyecto conjunto para el desarrollo de mejores prácticas en el transporte de mercancías peligrosas.

La iniciativa CINS, cuyos miembros controlan más del 80% de la capacidad mundial de contenedores, surge con el objetivo de mejorar la seguridad en la cadena de suministro, reducir el número de incidentes en el transporte de mercancías a bordo de buques, y advertir sobre los riesgos que pueden suponer tanto el transporte de ciertas cargas como los fallos en el empaquetado.

ABS ha estado trabajando con los miembros de dicha iniciativa durante los últimos seis meses para promover las mejores estrategias para llevar a cabo estas operativas sin que supongan un riesgo para el buque o la tripulación.

Últimamente, se ha incrementado el número de incendios en buques por un transporte incorrecto de las mercancías, tras los sufridos en el Maersk Honam y el Yantian Express. Por ello, la aseguradora TT Club ha llamado a realizar un examen más exhaustivo del transporte de mercancías peligrosas, advirtiendo de que se produce un fuego en un gran portacontenedores cada 60 días de media.

Los primeros tres meses de 2019 se ha superado incluso esta cifra, por lo que las aseguradoras se preparan ya para reclamaciones masivas. En el ámbito intermodal, el 66% de los accidentes relacionados con la carga pueden atribuirse a fallos en el proceso de embalaje, que incluye la identificación de la carga, la declaración, la documentación y la transferencia efectiva de datos.

Es más, el 20% de las mercancías peligrosas que se declaran anualmente están mal empaquetadas o identificadas, lo que supone que cada año viajan alrededor del mundo 1,3 millones de contenedores potencialmente inestables que transportan este tipo de cargas.