La autonomía, que en otras energías alternativas es un hándicap difícil de superar, constituye, sin embargo, una de las principales virtudes que atesoran los vehículos industriales alimentados por gas natural, lo que, generalmente, también va unido a un coste menor del combustible, que se beneficia de una fiscalidad privilegiada.

Recientemente, un Iveco Stralis NP ha cubierto la distancia más larga recorrida hasta ahora sin repostar por un vehículo de GNL, al cubrir el trayecto que une Londres con Madrid con un semirremolque y un peso bruto total del vehículo de 30 toneladas.

El conjunto ha recorrido, tras dos días y medio de viaje, 1.728 kilómetros en carretera sin necesidad de repostar, superando la autonomía oficial del vehículo con un ahorro en costes de combustible de unos 233 euros en el trayecto de ida, o, en términos porcentuales, un ahorro del 40%, con relación a un vehículo diésel similar.

Según los datos recogidos por el fabricante italiano en el trayecto, la composición de tractora y semirremolque ha obtenido un consumo medio de 22,6 kg de GNL por cada 100 kilómetros en el recorrido entre la capital británica y la ciudad de Madrid.