Kögel ha ampliado su oferta de semirremolques intercambiables con un nuevo semirremolque de eje central para cajas móviles. El eje central tiene, en el equipamiento básico, una tara mínima de 2.950 kg montado sobre un bastidor, una tara técnica de 19 tn y una carga de apoyo posible de 1 tn.

La solución es apropiada para el transporte de plataformas intercambiables con una longitud total de hasta 7,82 m y de contenedores ISO de 20 pies. Por otro lado, cabe destacar que el semirremolque de eje central Kögel Combi permite a cada cliente ajustar la lanza de tracción de altura y longitud.

Para una adaptación más fácil a la hendidura de acoplamiento y la altura de acoplamiento de otro vehículo motor, la lanza de tracción se puede utilizar sin montar. Así pues, es posible una longitud de 2.150-2.350 milímetros en incrementos de 50 milímetros y una altura de acoplamiento de 350 a 450 milímetros en incrementos de 10 milímetros.

La lanza de tracción va atornillado cuatro veces al chasis

El Kögel Combi en la versión de eje central acepta la caja móvil estándar con los tamaños C715, C745 y C782. Con los neumáticos 385/55 R 22,5 de serie, está diseñado para alturas de carga de 1.040 hasta 1.430 milímetros y, con los neumáticos opcionales 445/45 R 19,5 para alturas de carga de 1.020 hasta 1.410 milímetros.

Con una longitud total de 9.600 milímetros, el nuevo Combi presenta una gran distancia entre ejes de 1.810 milímetros para un comportamiento y una estabilidad en la dirección excelentes.

Para garantizar una distribución equilibrada del peso, los depósitos de suministro de aire están situados en el centro de los ejes. De este modo, hay espacio delante y detrás de los ejes, para accesorios opcionales como soportes de rueda de repuesto y cajas de herramientas.

Por otro lado, como en el resto de modelos Kögel Combi, el chasis completo del semirremolque de eje central Combi también está protegido contra la corrosión de forma duradera gracias a la tecnología nano-cerámica combinada con la cataforesis y posterior pintura UV. En este sentido, la lanza de tracción está galvanizada al fuego para la protección contra la corrosión.