Con la crisis sanitaria, ningún negocio está funcionando de la manera habitual. En el caso de la carga aérea, las cancelaciones de pasajeros están añadiendo presión a las aerolíneas, que se ven obligadas a reducir su capacidad.

Por ello, DSV ha decidido lanzar un nuevo servicio terrestre entre China y Europa, con tiempos de tránsito puerta a puerta de entre 14 y 18 días a un precio más bajo que el de la carga aérea.

El nuevo Silkway Express ofrece más flexibilidad y se presenta como una alternativa muy competitiva al transporte no solamente aéreo, sino también ferroviario o marítimo, para todo tipo de envíos, incluidas mercancías peligrosas o equipos de protección.

Para empezar, el operador se encarga de recoger la carga en el mismo momento en que el cargador la tiene lista, por lo que los clientes no tienen que adaptarse a los horarios de llegada de ningún buque, tren o vuelo.

La mercancía puede ser enviada durante cualquier día de la semana, pudiendo pasar el vehículo por múltiples localizaciones para las recogidas. Del mismo modo, los clientes pueden modificar el lugar de destino durante el trayecto en función de sus necesidades.

El operador trabaja únicamente con socios de confianza para garantizar que la mercancía llega a su destino de manera segura. Además, todos los vehículos incorporan un sistema GPS para que los clientes pueden estar informados del proceso a través de la aplicación myDSV.

Las tasas en materia de seguridad ya están incluidas en el precio del transporte y cubren también las paradas para el descanso del conductor en aparcamientos seguros.