Los fabricantes cada vez muestran una mayor preocupación por la seguridad en el diseño de sus vehículos, que incorporan elementos muy novedosos que pueden ayudar a evitar accidentes. Uno de ellos es el sistema de control de tracción adaptativo IntelliGrip de Opel, que proporciona al modelo Combo Cargo de tracción delantera una mayor estabilidad en diferentes condiciones de circulación.

El conductor simplemente debe seleccionar el modo de control apropiado a través del mando giratorio en la consola central, para que la distribución del par motor se adapte a las ruedas delanteras y la configuración del ESP al modo seleccionado.

Cuando arranca el vehículo se activa el modo de funcionamiento normal en carretera, con el programa de estabilidad electrónica y el control de tracción calibrados para las condiciones normales del día a día.

En cambio, el de nieve garantiza la mejor tracción en superficies heladas y nevadas a velocidades de hasta 50 km/h, ya que regula el deslizamiento de las ruedas, ralentizando la que patina y transfiriendo el par a la otra.

El modo de barro permite resbalar más. El giro de la rueda con la mínima tracción cuando el vehículo está en marcha facilita la retirada del barro y que los neumáticos puedan restablecer la tracción. Se mantiene activo hasta los 80 km/h.

El cuarto está especialmente pensado para los lugares con arena, ya que admite un pequeño giro simultáneo de las dos ruedas motrices, facilitando que el vehículo avance y reduciendo el riesgo de que se hunda.

Por último, existe un modo en el que se desconecta el ESP y las ayudas a la tracción hasta 50 km/h para proporcionar más autonomía, aunque por seguridad, IntelliGrip vuelve automáticamente a funcionar a velocidades superiores.

Protección en superficies accidentadas

Además, en el nuevo Combo Cargo puede integrarse el paquete ‘Worksite Pack’, que aporta protección en superficies accidentadas para el Combo Cargo. Incluye el Sistema de Arranque en Rampas y el Control de Descenso, así como barras estabilizadoras más rígidas, mayor diámetro de los neumáticos, amortiguadores traseros de carga variable y un protector metálico bajo el motor.

El nuevo Combo Cargo está disponible con una longitud estándar de 4,40 metros, una versión XL más larga de 4,75 y una de doble cabina de cinco plazas. Dispone de un motor diésel de 1,6 litros con potencias de 75 y 100 CV, aunque más adelante se incorporarán otros de 1,5 litros que cumplen con la normativa de emisiones Euro 6d-TEMP.

Con un volumen de carga de hasta 4,4 m³, puede transportar hasta 1.000 kg y objetos largos de hasta 3.440 mm. La distancia entre los pasos de rueda es lo bastante ancha como para poder cargar hasta dos europalets y a partir del próximo año, incorporará un sensor de sobrecarga.