Webfleet Solutions ha puesto en el mercado una solución desarrollada conjuntamente con su grupo matriz, Bridgestone, para la gestión predictiva de neumáticos.

Diseñada para vehículos pesados, Webfleet TPMS utiliza sensores que monitorizan continuamente los niveles de presión y temperatura de los neumáticos, información que se envía posteriormente a la plataforma de servicios telemáticos de la compañía para su análisis.

Cuando se detecta cualquier problema, el sistema alerta al gestor de la flota y/o al conductor en tiempo real, lo que les permite tomar medidas antes de que el problema se convierta en un asunto serio que podría provocar accidentes, interrupciones o tiempos de inactividad del vehículo.

Las notificaciones instantáneas se emiten cuando se detecta una presión o temperatura fuera de lo normal y se muestran con un código de color, que refleja la severidad del problema, lo que ayuda a los usuarios a determinar lo que deben hacer a continuación.

Los sensores de Webfleet TPMS son altamente precisos y fáciles de instalar, ya que pueden ser colocados sin necesidad de quitar el neumático. Permite a la solución detectar si la presión es baja o alta antes de que sea visible.

Unos neumáticos inflados de forma apropiada incrementan la seguridad,  pero además mejoran la eficiencia del combustible y un ciclo de vida optimizado. Todo esto se traduce en menos emisiones de CO2 y una mayor vida útil del neumático.