SSI Schaefer ha instalado una solución para la optimización del transporte interno de materiales en la fábrica de Escubedo, especializado en los sistemas de conexión para los mercados de la automoción, los electrodomésticos y la electrónica.

El proyecto permite unir la zona de almacén con la de fabricación gracias a un circuito de 12 AGVs del modelo Weasel, capaces de cubrir una distancia de 1,6 km. Ambas zonas se comunican a través de un túnel de unos 100 metros, por el que las AGVs transportan las cajas de cartón con el producto acabado y semiacabado haciendo distintas paradas para su finalización cuando sea necesario.

De este modo, se evita la realización de tareas manuales y se asegura un flujo continuo del producto. Al mismo tiempo, gracias a la instalación de un elevador, los Weasel pueden trabajar en dos plantas salvando un desnivel de cuatro metros sin ningún obstáculo intermedio.

El circuito diseñado pasa por 20 puntos de producción diferentes y permite obtener un alto rendimiento de transporte interno entre las zonas de producción y almacén. Cuenta con un punto de entrega automático y dos manuales, en los que el operario llama al dispositivo gracias a la tecnología S-wave.

Su instalación es muy sencilla ya que a partir de un control óptico, el AGV se desplaza por el circuito, que puede ser modificado cuando sea necesario. Además, dispone de un sistema automático de recarga de baterías que asegura el máximo uso y disponibilidad del vehículo.

También integra el software Fleet Control para gestionar la flota de los Weasel a través de la red WiFi y lograr una trazabilidad completa en todo momento. En cuanto a la seguridad, los sensores incorporados pueden detectar todo tipo de obstáculos en su camino, reduciéndose los riesgos.