El combustible supone ya la tercera parte de los gastos de los transportistas, un dato contrastado que ha llevado a Volvo a investigar sobre nuevas formas de reducir el consumo en sus vehículos industriales sin comprometer su rendimiento o productividad.

El fabricante ha introducido algunas mejoras para ajustarse a la nueva normativa Euro 6 Step D, que promueve el cumplimiento de los límites de emisiones en operaciones normales de uso. Para ello, sus camiones contarán con un nuevo software para motores y un mejor revestimiento en el sistema de tratamiento posterior de los gases de escape.

Tanto el motor diésel mejorado D13 como el D11 para Volvo FH, FM y FMX cumplen con la norma Euro 6 Step D e incorporan una serie de modificaciones que permiten a los transportistas reducir sus gastos en combustible.

En el caso del D13, utiliza un nuevo tipo de aceite VDS-5 de baja viscosidad y unos anillos de pistón que reducen el consumo de combustible y la fricción interna. Aunque tiene 500 CV de potencia, permite ahorrar combustible extra al tener la misma relación de compresión que los modelos de 460 y 420 CV.

Otro de los avances en los que ha estado trabajando ha sido el software I-See, que utiliza datos cartográficos para obtener una vista previa de la topografía de la ruta y decidir sobre la velocidad, la aceleración y el frenado del motor.

Ha sido especialmente diseñado para aprovechar la energía del camión de la mejor manera posible y se ha perfeccionado con una estrategia de selección de marchas y un avance selectivo que permite utilizar la función I-Roll de manera más eficiente.