Con motivo de la crisis sanitaria, Naviera Armas Trasmediterránea trabaja intensamente en la aplicación de los protocolos de seguridad y desinfección en sus instalaciones portuarias y a bordo de sus barcos, para evitar la propagación del Covid-19 y avanzar hacia la normalidad. También está ultimando los detalles para obtener las certificaciones de las entidades supervisoras correspondientes.

Además de la obligatoriedad del uso de mascarillas tanto para tripulantes como pasajeros, ha implementado protocolos de limpieza y desinfección extremadamente exigentes, redoblando el número de rotaciones diarias en compartimentos de uso público y restringido a la tripulación.

Para ello emplea productos específicos de grado hospitalario y ha contratado los servicios de proveedores especializados y específicos homologados, como el Grupo Servidis, que está utilizando lejía y bactericida fungicida sobre todas las superficies.

Por su parte, Trahinsur ha implantado un programa de desinfecciones especializadas con virucidas de amplio espectro y productos biocidas, mientras Aromas 2000 aporta el uso de activos higienizantes y desinfectantes en piel y superficies.

En cuanto a distancias de seguridad, los conductores de los camiones viajan en camarotes individuales para minimizar el riesgo de contacto y en el embarque deben cumplir con los protocolos de desinfección establecidos.

Asimismo, toda la tripulación estará, a partir del lunes, dotada con dobles medidas de seguridad y contará en breve con unas alfombras especiales húmedas para desinfección y con otras de secado, así como con rociadores de ozono para pasaje y camarotes de pasaje.

Todos los tripulantes y empleados han recibido instrucciones de cómo actuar y se mantiene una comunicación constante a bordo con el personal de prevención en tierra para plantear cualquier duda o problema que pudiera surgir.