En el marco de su alianza con la red paneuropea Ionity, Cepsa ha inaugurado sus dos primeras estaciones de servicio con puntos de recarga ultrarrápida en Portugal.

Continúa así en el desarrollo de una red pública interurbana de movilidad eléctrica en la Península Ibérica, tras la puesta en marcha a finales de 2020 de su primer corredor de carga ultrarrápida, entre Madrid y Barcelona.

En este caso, se trata de dos estaciones del municipio luso de Almodôvar, en ambos márgenes de la autovía A-2 que conecta Lisboa con el sur de Portugal. Ambas están equipadas con dos puntos de recarga cada una y preparadas para que puedan instalarse cuatro cargadores adicionales.

Los cargadores de Ionity, que utilizan energía 100% renovable ofrecen una capacidad de hasta 350 kW, lo que permite que los conductores recorran largas distancias sin parar a recargar.

La inauguración de estas instalaciones supone también la puesta en servicio de la Vía Verde Eletric, un proyecto del gestor de autopistas Brisa en el que participan ambas compañías, para crear la mayor red de carga eléctrica de larga distancia en Portugal.

El país luso contará este año con cargadores de Ionity en 10 estaciones de Cepsa, localizadas en la ya mencionada A-2, la A-1 entre Lisboa y Oporto, la A-3 entre Oporto y Galicia, y la A-6 entre Lisboa y Badajoz.

Con la inauguración de los dos últimos, ya son 30 los cargadores instalados en 11 estaciones de la península, situadas en Madrid, Zaragoza, Lérida, Barcelona, Murcia, Asturias, Navarra, Ciudad Real y ahora Almodôvar, en Portugal.

A lo largo de 2021, se alcanzarán las 35, con el objetivo de cubrir las principales vías interurbanas de España y Portugal y las rutas de conexión con el resto del continente europeo.