Volvo Trucks ha incorporado a su gama de vehículos industriales, dos nuevas versiones de sus modelos FM y FMX con cabina de tripulación para transportar hasta nueve personas.

Las unidades son aptas para actuar como vehículos de servicios de emergencia e incorporan mejoras especialmente diseñadas para vehículos contra incendios y de servicios auxiliares desarrolladas a partir de la colaboración con carroceros y personal de emergencias.

La característica principal de estas versiones está relacionada con su cabina espaciosa, con capacidad para transportar hasta nueve personas y diseñada para permitir labores en entornos difíciles, gracias a que la altura del techo interior permite moverse con comodidad.

En este sentido, la cabina ha superado rigurosas pruebas de seguridad y viene con amplias ventanas, una línea baja en la puerta, espejos retrovisores de gran tamaño y la opción de instalar hasta ocho cámaras, lo cual aporta una buena visibilidad alrededor del camión, con el sistema de dirección dinámica de Volvo disponible como opción.

Así mismo, las puertas cuentan con un gran ángulo de apertura que facilitan aún más la entrada y salida de la cabina, mientras que el interior de la cabina cuenta con numerosos compartimentos para cascos, guantes y otra equipación necesaria.

Por otra parte, la colaboración con los carroceros ha permitido conseguir plazos de entrega cortos para los carroceros, toda vez que los componentes están ubicados para facilitar el montaje de la carrocería y todo está preparado para conectar los sistemas neumáticos y eléctricos.

De igual modo, tras la cabina, el chasis está despejado, ya que los tanques de combustible, el silenciador y otros componentes de grandes dimensiones están ubicados debajo de la cabina.

En el interior de la cabina, los cables eléctricos y las mangueras neumáticas se han instalado con puntos de conexión fácilmente accesibles.

Según el fabricante, el mercado europeo representa por año más de 3.000 camiones contra incendios y otros vehículos de servicios auxiliares.