NYK ha encargado a China Merchants Jinling Shipyard la construcción de cuatro portacoches alimentados con GNL, que se entregarán entre 2022 y 2023 y que se dedicarán a servicios de transporte vehículos principalmente entre Europa y Oriente Medio.

Los buques incorporarán un nuevo motor que consume menos gas y reduce los gases de efecto invernadero, dado que recorta las emisiones de metano de los gases de escape en aproximadamente un 50%.

Además, las embarcaciones estarán equipadas con baterías de tecnología híbrida, que mejorarán la eficiencia del combustible al mitigar las fluctuaciones de carga del motor principal y del generador eléctrico.

En su conjunto, estas innvoaciones, junto con el uso de GNL y la modificación del casco, contribuirá a una reducción de las emisiones de óxido de azufre en un 99% en comparación con los buques alimentados con fuelóleo pesado, así como de las emisiones de óxidos de nitrógeno en un 96% y de las emisiones de CO2 en aproximadamente un 40%.

Con este contrato, la naviera nipona sigue adelante con su plan para sustituir su flota actual con cerca de 40 nuevos portacoches de nueva construcción y alimentados con GNL durante la próxima década, con el objetivo de reducir las emisiones de CO2 en sus operaciones de transporte en un 50% para 2050.