La japonesa NYK se ha fijado el objetivo de alcanzar las cero emisiones netas de gases de efecto invernadero de cara al año 2050 en su negocio de transporte marítimo.

Su hoja de ruta completa para la reducción de emisiones, que incluye también sus otras divisiones, se dará a conocer de manera independiente, antes de que el grupo dé a conocer su nuevo plan de gestión a medio plazo, lo cual está previsto para el año fiscal 2022.

La naviera ha estado llevando a cabo diversas acciones para conseguir una mayor reducción de emisiones en sus buques y seguir avanzando en su proceso de descarbonización, pero en los últimos años ha aumentado tanto la preocupación a nivel mundial por la sostenibilidad que es necesario acelerar el paso.

En este contexto, ha tomado la firme decisión de establecer un año límite para alcanzar las cero emisiones para continuar ejerciendo una labor esencial para la sociedad y la industria en el contexto actual.

Ya el 3 de febrero, dio a conocer su compromiso con los criterios ESG a nivel medioambiental, social y de gobierno corporativo, para impulsar el desarrollo de actividades que le permitan alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible a través de sus diferentes actividades de negocio.

De cara al futuro, su intención es seguir ganando peso como proveedor de soluciones sostenibles y profundizar en la colaboración, no solamente dentro del grupo, sino también con otros actores de interés para impulsar nuevas iniciativas para la descarbonización en el transporte marítimo.