El gas se ha consolidado ya como la alternativa más sostenible para el transporte profesional, especialmente en trayectos de larga distancia. Solamente en España, en 2020 se alcanzaron las 30.000 unidades, de las cuales un 27% correspondían a camiones de GNL, según Gasnam.

OnTurtle está tratando de impulsar una red de suministro que pueda dar respuesta a esta demanda y suma ya más de 1.600 estaciones en el continente europeo, de las cuales 84 ya son para repostaje de gas: 31 en Francia, 25 en España, 13 en Alemania, ocho en Bélgica, seis en Holanda y una en Italia.

Las últimas incorporaciones corresponden a Francia y Alemania, donde ha puesto en marcha nuevas estaciones gracias a un acuerdo con Liqvis. En el caso del país galo, se trata de siete instalaciones que se suman a las 24 ya existentes, destacando la de Calais, situada en Marck, y la de Bouc-Bel-air, abanderadas por Liqvis y adaptadas para camiones Volvo.

La primera se sitúa en un punto clave por su proximidad con el canal de la Mancha y el Eurotúnel, así como con uno de los puertos más importantes a nivel europeo. La segunda se encuentra a pocos kilómetros de Marsella, un enclave de interés logístico por su puerto.

Respecto a Alemania, se han incorporado cinco puntos de suministro, todos aptos para camiones Volvo: Freienbrink, Kassel, Merklingen, Langenhagen y Bönen. Merklingen se encuentra en el sur, mientras que Kassel está en el centro del país, y las de Bönen y Langenhagen se sitúan un poco más al norte.

Esta última, también abanderada por Liqvis, ofrece repostaje de GNL y dispone de servicios básicos para el transportista. Más al noroeste, se ha incorporado la estación de Freienbrink, cerca de Berlín, en una carretera urbana.