El consejo de administración de los Ferrocarriles de la Generalitat Valenciana (FGV), presidido por la consejera de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente, ha aceptado esta tarde la dimisión de la hasta hoy directora gerente, Marisa Gracia.

Gracia abandona la empresa al considerar que ha concluido una etapa profesional al frente de FGV, tras nueve años en el cargo. Según ha explicado, se trata de una decisión meditada desde hace meses y que ahora  se hace efectiva tras aceptarla el consejo de administración de FGV.

El nuevo director gerente de FGV, nombrado en la misma sesión del consejo de administración del ente gestor, es Pablo Cotino Mulet, hasta ahora director general del Ente Gestor de Transportes y Puertos de la Generalitat (GTP). Nacido en Valencia en 1971, es licenciado en Derecho, especialidad de empresa, por la Universidad de Valencia.

Cotino se incorporó al GTP en el año 2005 como director de gestión, cargo que ocupó hasta 2012 cuando asumió la dirección de la empresa. Con anterioridad había desempeñado el puesto de responsable del área jurídica de la Sociedad Estatal de Aguas del Júcar S.A., entre 1998 y 2004.

Presentado el plan de Saneamiento

En esta misma reunión del consejo de administración de FGV se ha presentado el Plan de Saneamiento de la empresa que aporta datos sobre la situación económico-financiera actual de la empresa, analiza los gastos e ingresos de la entidad y establece una serie de propuestas con el fin de garantizar la viabilidad de la empresa relativas a reducir el déficit  e incrementar la eficiencia de la compañía.

Este Plan de Saneamiento fue solicitado por la consejeria de Economía, en virtud de lo fijado en el decreto 1/2011 de la Generalitat sobre la necesidad de elaborar este tipo de documentos a las empresas que presentan pérdidas significativas o necesidades de financiación.