La pandemia de coronavirus está afectando gravemente a la industria automovilística de todo el planeta que, prácticamente de un día para otro, se ha visto obligada a cerrar sus factorías, aunque parece que poco a poco el sector empieza a volver a funcionar.

Precisamente en este mismo sentido, el prolongado impacto de la crisis sanitaria a escala global ha llevado a extender el cierre de todas sus plantas de producción, así como las que DAF tiene en Europa.

Sin embargo, todo parece indicar, a falta de comunicaciones en contra en los últimos días, que la clausura de las instalaciones ha llegado a su fin y que la marca norteamericana reiniciará la fabricación de vehículos pesados este lunes, 20 de abril.

Aún así, la marca es plenamente consciente de que la pandemia de coronavirus ha tenido unos efectos de profundo calado en sus resultados económicos, no solo del primer trimestre del ejercicio, sino de todo el ejercicio, como es común en toda la industria automovilística mundial, fuertemente golpeada por la situación.

Sin embargo, en el caso del fabricante estadounidense, existe plena confianza en que el pulmón financiero acumulado en los últimos ejercicios le permita capear los próximos meses con la liquidez suficiente para esperar a que las aguas vuelvan a su cauce.