Pese a que es obligatorio desde el pasado mes de marzo, las autoridades neerlandesas empezarán a sancionar el incumplimiento de la declaración de desplazamiento a partir de septiembre.

Desde el pasado 10 de febrero puede gestionarse la notificación a través de la página web del Ministerio de Trabajo neerlandés, toda vez que la obligación de notificar y de aplicar el salario mínimo afecta tanto a conductores asalariados como a autónomos.

Como desde el pasado mes de marzo todo el transporte con origen o destino en los Países Bajos está sometido a la obligación de notificar previamente el desplazamiento de los trabajadores, salvo en los casos de cirulaciones en tránsito, es necesario para las empresas de transporte, no así para los autónomos, contar con un representante en este país.

El salario mínimo establecido en dicho país para el sector del transporte por carretera se ha fijado, según informa Guitrans, en los 10,60 euros/hora para este ejercicio 2020.

De igual modo, a diferencia de la normativa existente en otros países europeos, la norma neerlandesa fija un requisito de corresponsabilidad en caso de incumplimiento de la regulación sobre el salario mínimo, de tal manera que hace responsable no solo a la empresa transportista sino también al cliente o cargador.

En este sentido, la sanción establecida por no presentar la notificación o declaración o por hacerlo de manera incorrecta es de 12.000 euros para la empresa transportista y el cliente.