El Ayuntamiento de Pancorbo en Burgos y la Autoridad Portuaria de Bilbao han dado un paso importante para que la Terminal Logística Ferroportuaria (Telof) sea una realidad. Un vez licitado en el BOE del pasado 20 de julio las obras de ejecución del proyecto constructivo de “Conexión ferroviaria y vías de servicio de la Terminal Ferroviaria del Puerto de Bilbao en Pancorbo«, por un importe de 19,5 millones de euros y 18 meses de obras, a finales de agosto se ha presentado el estudio detalle que permitirá reurbanizar el polígono industrial El Prado, que pasa a llamarse ‘Polígono Industrial Logístico Bilbaoport’.

Se trata de un proyecto de gran importancia con el que se busca acondicionar los 480.000 m² de terreno para los usos logísticos que requiere el puerto bilbaíno para poder operar con las mercancías que transportará en tren entre Bilbao, Madrid y Barcelona. A pesar de que el polígono ya está urbanizado, las características especiales de la actividad logística que tendrá la Telof obligan a realizar varias modificaciones.

Inversión de 11,7 millones y un plazo de dos años 

Según las primeras estimaciones económicas, se invertirán casi 11,7 millones de euros más en un plazo que no debería extenderse más allá de dos años, aunque los tiempos exactos de obra y la cantidad final a invertir llegarán cuando se acabe el proyecto de actuación.

La documentación presentada por la Autoridad Portuaria de Bilbao señala la necesidad de “adaptar la superficie a la funcionalidad que requiere la actividad logística” y en especial  ”al modo de carga de mercancías ferroviario”.

En los que respecta a los viales, la nueva disposición aprovecha en más de la mitad la actual estructura. “Se mantiene el vial de penetración a través del viaducto que cruza la vía férrea, y también el vial norte en toda su longitud, unos 1.200 metros, aunque se prolongará en varios metros”, indica el documento. También se realizarán nuevas calles centrales y perimetrales a las parcelas logísticas, además de cuatro nuevas rotondas.

Los viales serán de 10 m de anchura, si bien algunos rondarán los 14,50, además de una banda de aparcamiento con más de 1.100 plazas y de otras tantas plazas en el interior de las parcelas, válidas para vehículos y camiones.

Se proyectan tres grandes parcelas logísticas ferroviarias de 125.000, 111.000 y 6.200 m²  respectivamente, totalmente pegadas a las futuras playas de carga y descarga, que a su vez están pegadas a las vías férreas. Además hay otras seis parcelas industriales que suman más de 100.000 m².

La autoridad portuaria de Bilbao deja claro que la Telof necesita implantarse de forma “compacta y cerrada, y además contigua a la red ferroviaria”. Con ello, se evita la coexistencia de los usos industriales/logísticos y los públicos.

Se ampliará el polígono en 108.000 m2, para lo cual el Ayuntamiento se compromete a comprar los terrenos afectados (se barajan precios máximos de entre 15 y 6 €/m², para después vendérselos a la Autoridad Portuaria de Bilbao, que cederá los correspondientes a equipamientos y espacios libres.