La Ley de 'transición ecológica' en Francia afecta directamente al transporte por carretera.

París quiere sacar a los camiones de sus calles.

El incremento de la contaminación registrado este pasado domingo 1 de noviembre en París, ha motivado que desde la administración de la ciudad se haya solicitado el cierre de las carreteras de la capital a los camiones.

La petición ha sido realizada por la alcaldesa de la ciudad, Anne Hidalgo, y el presidente de la región, Jean-Paul Huchon, entre otras “medidas inmediatas” que se deben poner en marcha ante el aumento en la contaminación que experimenta la ciudad. 

En concreto, según la administración parisina, podría llegar a superarse en estos días el nivel recomendado de las emisiones de partículas ‘PM10’, procedentes sobre todo de calefacciones y motores, es decir, los 50 microgramos de partículas en suspensión por metro cúbico.

El gobierno ha recogido el guante a la solicitud de restringir, este mismo martes 3 de octubre si continúa la polución, la circulación de los coches en París prohibiendo el acceso a la mitad en función de su número de matrícula.

Se pondría en marcha de nuevo una iniciativa ya implantada el pasado mes de marzo, cuando se prohibió circular a los coches con matrículas pares con motivo de otro pico de contaminación.