Pascual ha optado por centralizar toda la actividad logística de la compañía en las instalaciones con las que cuenta en Aranda de Duero. 

El director de Compras, Planificación y Logística de Calidad Pascual, David de la Calle, ha destacado que la gran novedad de la compañía en este sentido reside en la concentración de su actividad en la Plataforma Logística de Aranda de Duero.

“Con ello hemos incrementado nuestra capacidad de personalización del pedido, a través de nuevas agrupaciones, paletizaciones y mix de familias en los albaranes a nuestros clientes”, aseguró.

Con esta decisión, la empresa busca consolidarse en el mercado, mirando también fuera de las fronteras nacionales.

“No podríamos adelantar previsiones, pero los datos que manejamos nos indican que vamos en el buen camino de cumplimiento de los objetivos. La idea de la compañía es centrarnos en los sectores que dominamos en España y afrontar la internacionalización, por lo que esperamos seguir creciendo”, apuntó De la Calle.

De cara al sector de los productos lácteos, en cuyo ámbito Calidad Pascual está catalogada como la tercera marca más potente en España, De la Calle aspira a convertirla en “una fuente de competitividad para la compañía, que le permita crecer en calidad de servicio, reduciendo los costes de la operación a nivel global”, apuntando a los buenos resultados logrados con el proyecto de seguimiento específico en el que la compañía lleva trabajando varios años.

Sin embargo, De la Calle no quiso obviar que la cadena de suministro tiene baches. “En gran medida nos afecta la variabilidad de la demanda en momentos puntuales, además del incumplimiento que puede venir cuando no se consigue el equilibrio entre un nivel de servicio a nuestros clientes y un coste eficiente, en el que estamos trabajando para transformarlo en una ventaja”.