Ana Pastor en el Congreso de los Diputados

Ana Pastor en el Congreso de los Diputados

La ministra de Fomento, Ana Pastor, ha destacado el jueves 13 de noviembre que el año que viene la totalidad del presupuesto consignado a su departamento se destinará, «por primera vez» en esta legislatura, íntegramente «al futuro», ya que no será necesario abonar ninguna «deuda del pasado».

Así lo ha señalado durante su defensa ante el Pleno del Congreso de las cuentas de Fomento recogidas en el proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado de 2015, que prevé una consignación para este Ministerio de 17.496 millones de euros, un 6,1% más, de los que 9.570 millones irán a inversión.

«Por primera vez desde que asumí la cartera podemos destinar el presupuesto en su totalidad al futuro, y no a atender deudas del pasado. Desde 2012 hemos saneado 5.550 millones de euros», ha subrayado la ministra, destacando la «mejora sustancial» de los resultados del Grupo, que están en positivo.

En este sentido, Pastor ha destacado que las consignaciones de Fomento están pensadas para «ayudar a cumplir los objetivos de consolidar la recuperación, mejorando la competitividad y sentando las bases para la creación de empleo, y a reducir el déficit público». «Estos Presupuestos son acordes con esos objetivos prioritarios y la dotación es adecuada para la consecución de estas metas», ha reiterado.

«El Presupuesto de Fomento tiene la vocación de ser una palanca de la actividad productiva y del desarrollo económico. Se hace una apuesta por incrementar el esfuerzo inversor y reducir el gasto corriente», ha subrayado, antes de desgranar las principales actuaciones en ferrocarriles, que contarán con 5.199 millones; en aeropuertos y seguridad aérea, con 535 millones; en carreteras, con 2.194 millones que permitirán poner en servicio 250 kilómetros de nuevos tramos; en puertos, con 961 millones; y en vivienda, con 628 millones.

Fondos que servirán para «seguir mejorando la calidad del transporte público, finalizar las obras de los grandes ejes viarios vertebradores del país, hacer llegar un ferrocarril del siglo XXI a más ciudades, poner en valor los puertos, mejorar el sector aéreo, mantener la calidad en el servicio como motor de desarrollo e incentivar la política de alquiler y rehabilitación».

Vertebración y cohesión social

Para ello, Fomento hará uso de las herramientas a su alcance, como la liberalización de servicios o la colaboración público-privada, siempre con el «objetivo prioritario» de «contribuir al crecimiento y a la creación de empleo» a la par que se favorece la «vertebración y la cohesión social», dotando a las infraestructuras de la calidad necesaria.

«Éstos son unos Presupuestos coherentes con la política del Gobierno, cuyos principales objetivos son la consolidación fiscal y la recuperación económica, y la vertebración y cohesión territorial, poniendo en pie de igualdad a todos los españoles. Porque las infraestructuras no deben ser asimétricas, son de todos y deben llegar a todos», ha subrayado la titular de Fomento.

En este punto, ha subrayado la dificultad que ha supuesto en estos tres años «saber cuáles son las necesidades de los españoles» en materia de infraestructuras, en un contexto de austeridad, y ha reconocido que «en esta materia, más que en ninguna otra», ha encontrado una gran asimetría entre regiones.