PepsiCo ya opera desde su nueva plataforma logística del municipio burgalés de Villafría, desde la que aspira a aumentar las exportaciones a mercados internacionales como Francia, Italia, Portugal, Grecia, Chipre, Bélgica y los Países Bajos.

Las instalaciones dan soporte a la planta de snacks que la compañía tiene en Burgos desde 1971 cuando adquirió Matutano.

Entre las novedades del proyecto, que ha contado con una inversión de 16,7 millones de euros, destaca su nuevo silo automático, que cuenta con una superficie de 4.600 m² de superficie y mide 42 metros de altura.

La instalación está pensada para incrementar y ejecutar una logística más eficiente y además, gracias al nuevo sistema de almacenamiento automatizado.

Con esta plataforma, la multinacional coloca su foco en la innovación y la sostenibilidad como elementos clave para seguir siendo competitivos en el mercado y mejorar en el servicio.

En este sentido, el nuevo centro contará con una gasinera, que ha supuesto una inversión de aproximadamente 200.000 euros, que permitirá que la flota que realizará el transporte de producto entre la planta de producción y el almacén utilice GNC para reducir un 34% las emisiones de CO2 y un 87,2% de gases de efecto invernadero.

Así mismo, la compañía favorecerá la inclusión laboral y social del colectivo de discapacitados en la plantilla para dar soporte a la sección de remanipulación, adaptando el producto y el formato a las necesidades del cliente para asegurar que llegue lo más rápido posible.