El ministro de Interior parece confiar en la sabiduría popular, y como la experiencia es un grado, el Consejo de Ministros de este pasado viernes ha nombrado a Pere Navarro como nuevo director general de Tráfico, en sustitución de Gregorio Serrano.

Navarro, que ya estuvo al frente de la DGT hace nada menos que 14 años, entre 2004 y 2012, fue el gran artífice del carnet por puntos, una novedad que supuso una importante reducción de la siniestralidad vial en las carreteras españolas. De igual modo, las asociaciones de víctimas de accidentes de tráfico también valoraron muy positivamente tanto su cercanía como su labor.

El nuevo director general, nacido en Barcelona en 1952, es ingeniero industrial por la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales de Barcelona y diplomado en Administración de Empresas por la Escuela de Administración de Empresas. Desde 1977 es funcionario del Cuerpo Superior de Inspectores de Trabajo y Seguridad Social.