La venta en Bolsa del 70% de los Correos estatales portugueses (CTT), supone la cuarta mayor operación de privatización desde el rescate financiero del 2011, por la que el Estado luso ha ingresado 580 millones de euros. 

La operación se ha cerrado con una demanda que ha superado en nueve veces a la oferta y se ha llevado a cabo a través de una Oferta Pública de Venta de acciones, por la que se han colocado un total de 105 millones de acciones a 5,52 euros por acción.

De esta manera, el precio definitivo de la salida a bolsa del servicio de Correos se ha situado en la parta alta del rango previsto de entre 4,10 y 5,52, lo que supone valor la compañía en 828 millones de euros.

El 56% de las acciones resultantes de esta venta han ido a parar a inversores institucionales, un 12,62% ha quedado en manos de pequeños inversores, unos 25.000 de los que un 98% corresponde a residentes en Portugal, y un 1,38% controlado por trabajadores de la compañía.

El 30% restante del capital restante de los CTT, una de las empresas más antiguas del país, lo mantendrá la estatal Parpública.

La empresa ha comenzado a cotizar este pasado jueves 5 de noviembre en la Bolsa de Lisboa con 105 millones de acciones.

La venta de Correos se inscribe dentro del programa de privatizaciones en Portugal como parte de la batería de ajustes y reformas acordadas con los acreedores internacionales, ante los que se ha comprometido a rebajar el déficit de 2014 hasta el 4% el PIB.

Desde el 2010, el Estado luso ha vendido su participación en la eléctrica EDP, por la que ingresó 2.800 millones, el 40% de la red de distribución energética REN por 600 millones y la totalidad la gestora aeroportuaria ANA por otros 3.000 millones.

CTT-Correios es el mayor operador de distribución y logística en Portugal con una facturación anual de cerca de 800 millones de euros. Posee una red logística con cerca de 1.000 oficinas, cerca de 400 centros de distribución, y más de 3.600 vehículos de reparto que dan cobertura a toda la población portuguesa.

En julio de 2005, CTT Correios de Portugal adquirió el 100% de la empresa de paquetería Tourline Express, lo que supuso la puesta en marcha del “Proyecto Ibérico”, con la integración del mercado español y portugués como un único mercado doméstico.

Los trabajadores de los Correos, sin embargo, se han opuesto a la privatización y han convocado en el último trimestre numerosas huelgas como forma de protesta a los planes del Gobierno, que aún está pendiente de vender la aerolínea de bandera del país TAP.