Según Fenadismer, el Gobierno está trabajando para modificar dicha regulación y posibilitar para posibilitar que los autónomos y empresas de transporte, tanto de mercancías como de viajeros puedan acogerse a una moratoria en el pago en la financiación de los vehículos de transporte.

En mayo, un Decreto Ley regulaba una medida parecida que, sin embargo, según la organización empresarial, limitaba en la práctica la posibilidad de acogerse en el sector del transporte a dicha medida extraordinaria relacionada con contratos de leasing y renting para vehículos industriales y comerciales.

En ese caso, se excluía a las empresas societarias, que suponen una cuarta parte del sector, y en el caso de los autónomos debían cumplir los requisitos exigidos para ser considerados vulnerables económicamente, condicionándolo a que su facturación mensual no superara un determinado porcentaje del IPREM (Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples), que en el caso del transporte es de imposible aplicación dado que al tratarse de una actividad con unos costes de explotación muy elevados tal fórmula no encaja en el sector del transporte.

Ahora, para poder acogerse a dicha medida, se exigirá previsiblemente acreditar que como consecuencia de la crisis sanitaria se ha producido una caída sustancial en su facturación de al menos el 40% durante el estado de alarma.