El transporte quiere soluciones de largo recorrido antes de que termine la moratoria en septiembre.

La moratoria permitirá una distribución de mercancías más eficaz en el centro de Madrid.

La semana pasada, en una comparecencia pública, el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, anunció que el consistorio estaba estudiando la posibilidad de otorgar una moratoria a los vehículos comerciales ligeros sin distintivo ambiental de la DGT para que pudiesen acceder al centro de Madrid sin restricciones.

El sector logístico y de transporte madrileño ha acogido esta noticia con satisfacción, ya que, como reitera CETM-Madrid, «se trata de una demanda planteada por la patronal del sector del transporte de mercancías por carretera de la Comunidad de Madrid, de la que hasta ahora se había hecho caso omiso«.

La organización empresarial estima que estos vehículos tienen escasa incidencia en la contaminación de Madrid ya que tan solo representan el 1,68% del total de los vehículos que circulan por las zonas que componen el aún vigente Madrid Central y, consecuentemente, estiman que esta moratoria “es necesaria para un sector que está siendo maltratado por las administraciones”.

Sin embargo, CETM-Madrid también exige al consistorio de la capital que la decisión sobre el establecimiento definitivo de la moratoria «se concrete lo antes posible para restar los temores de los empresarios del transporte de mercancías de la Comunidad de las pérdidas que se les pueden ocasionar».

De igual modo, el Ayuntamiento también ha anunciado que lanzará de forma inmediata una línea de subvenciones para la renovación de estas flotas comerciales, medida que también ha reclamado insistentemente CETM-Madrid.