Pese a las diferencias existentes y al endurecimiento de la postura de los representantes de los trabajadores, finalmente los representantes empresariales y sindicales del sector logístico madrileño han conseguido la semana pasada un acuerdo que implica una serie de renuncias por ambas partes.

Así pues, este preacuerdo supone un nuevo avance hacia un nuevo convenio colectivo de logística, paquetería y actividades anexas al transporte de la Comunidad de Madrid.

Una vez que UNO ha desistido en su intención de de crear una categoría de inserción, los sindicatos Comisiones Obreras y UGT han decidido renunciar a la regulación de las externalizaciones de personal en el sector logístico, aunque tampoco lo dejan aparcado definitivamente, ya que estiman que es necesario «abordar más pronto que tarde este y otros problemas del sector», como indica Comisiones en un comunicado.

Por lo que respecta a las condiciones salariales, en el acuerdo se ha fijado un incremento salarial de un 2% para 2018, de otro 2% para el presente 2019 y de un 1,5% para el año 2020. De igual modo, los contratos de mozo que se realicen a partir de 2020 ascenderán a mozos especializados a los tres años, tal y como se recoge en el Acuerdo General de Mercancías.