Planta de producción del Opel Mokka en Zaragoza

Planta de producción del Opel Mokka en Zaragoza.

La European Supply Chain & Logistic Summit, que se está celebrando esta semana en Barcelona, ha otorgado a General Motors (GM) el galardón ‘Excellence in Supply Chain Award’, como reconocimiento a la excelencia y la innovación demostradas en todas las etapas de la cadena de suministro del proyecto para la producción del vehículo Opel Mokka en España.

El ‘Proyecto de producción Opel Mokka en Europa’ fue concebido en 2013 con el objetivo general de reducir en sólo un año los plazos de entrega para los pedidos de los clientes europeos. Para ello se identificó una nueva base de producción en el continente y, lo que es motivo de este premio, se definió la aplicación de un concepto de cadena de suministro adecuada.

Como lugar de producción el fabricante escogió su planta de Figueruelas, Zaragoza, mientras que eligió el puerto de Barcelona como punto de entrada de la península de los componentes coreanos, principalmente, por las buenas conexiones ferroviarias existentes entre la planta aragonesa y el puerto catalán.

El ‘Proyecto Mokka’

En junio de 2013 se estableció un equipo multidisciplinario con la participación de GM y Gefco, el operador logístico europeo del fabricante, con el objetivo de preparar la arquitectura logística y la gestión de cadena de suministro necesarias para hacer llegar los componentes del vehículo desde Corea. 

El concepto de cadena de suministro implementado es KD-PBP (Knock Down-Part by Part). A través de este sistema, el fabricante consolida en un centro KD las piezas de proveedores coreanos necesarias para el montaje de los vehículos y realiza envíos semanales en contenedor por vía marítima. La ocupación de los contenedores se maximiza gracias el uso de diferentes tipos de embalaje según las características geométricas y peso bruto de las piezas.

La naviera Maersk lleva a cabo el transporte de contenedores desde el puerto coreano de Incheon al de Barcelona. Los contenedores se transportan en feeder desde Incheon al puerto chino de Ningbo, desde donde llegan a Barcelona en portacontenedores de línea transoceánica, con un tiempo de tránsito de 39 días.

Posteriormente, cada día, se cargan en el puerto barcelonés trenes completos que, operados por la compañía TCB Railway, se envían a la terminal marítima de Zaragoza (TMZ), realizándose si es necesario varias salidas diarias.

En septiembre de 2014 se empezó a aplicar la iniciativa, permitiendo una reducción del tiempo de entrega de cinco semanas.