Los últimos informes del Ministerio de Sanidad sobre la capacidad que tiene el coronavirus para resistir durante largos períodos en distintas superficies han provocado alarma en el sector frigorífico en relación con el intercambio de palets.

Desde hace largo tiempo, Atfrie viene alertando de los riesgos sanitarios que, a su juicio, comporta esta práctica desde hace tiempo y ahora, en plena crisis sanitaria, se ven redoblados.

La organización empresarial estima que, además del propio riesgo que supone la rotación de mercancías que se transportan sobre estos equipos, también existe un riesgo adicional en su transporte, en los portapalets, bajo los semis y expuestas a salpicaduras procedentes de las vías de comunicación.

Por estos motivos, la asociación de empresas de transporte frigorífico se pregunta, en una carta abierta, si debería preocupar el mantenimiento de la capacidad infecciosa del virus en la madera.

Al mismo tiempo, Atfrie alerta de que «hay operadores logísticos que han hecho del intercambio de palets una línea de negocios«.

Para Atfrie esta práctica puede producir una contaminación cruzada de los alimentos, ya que la madera es un elemento absorbente, y, además, el vehículo frigorífico emite corrientes de aire que pueden arrastrar, arrancar y depositar esos elementos contaminantes.

A raíz de esta situación, la organización se pregunta «¿por qué se mantiene el sistema de intercambio de palets? ¿por qué no se prohíbe ese nicho de insalubridad para insistir en la necesidad de que se prohiban estas prácticas.