En el transporte de mercancías por carretera de Vizcaya existe una percepción de la las dificultades existentes para mantener ante los clientes unas tarifas con márgenes que permitan unos niveles razonables de rentabilidad.

Esto se debe, como ha podido constatarse en la última asamblea de Asetrabi, a la extrema atomización que hay en el sector y que genera una lucha de precios feroz y una división entre las empresas de transporte que suelen aprovechar los clientes.

Así mismo, el encuentro de la asociación empresarial vizcaína también ha servicio para analizar las iniciativas que ha llevado a cabo en el último año y entre las que destaca la aproximación realizada al Departamento de Transportes, Movilidad y Cohesión Territorial de la Diputación Foral de Bizkaia y al Centro de Transportes de Bizkaia (Aparkabisa).

Con ello, la organización espera poder «alcanzar una relación más fluida con las áreas de normativa y sanciones de dicho Departamento, establecer una vía de colaboración con Aparkabisa y tener próximamente la oportunidad de presentar al diputado foral de Transportes las quejas y demandas del sector a través de una comisión integrada por representantes de todas las especialidades».

Además, por otra parte, Asetrabi sigue desarrollando internamente el plan de crecimiento que puso en marcha el año pasado, con la idea de captar nuevos socios que aumenten la capacidad de negociación de la institución.