Primark ha dado a conocer esta semana una estrategia de sostenibilidad de amplio alcance, que cubre tanto sus propias operaciones como su cadena de suministro global.

Este conjunto de medidas van dirigidas a minimizar el desperdicio de moda, reducir a la mitad las emisiones de carbono en su cadena de valor y mejorar las condiciones de trabajo en su producción y en su cadena de suministro.

En concreto, el compromiso de la textil irlandesa se centra en que toda su ropa esté hecha de materiales reciclados o de fuentes más sostenibles para 2030.

Así mismo, Primark hará cambios en su proceso de diseño, ya que busca garantizar que su ropa se pueda reciclar al final de su vida útil para ayudar a reducir el desperdicio de moda. También se compromete a mejorar la durabilidad de su ropa para que se pueda amar y usar durante más tiempo

Por otra parte, el grupo textil también trabajará con sus proveedores para reducir las emisiones de carbono a la mitad en toda su cadena de valor, contribuyendo a la transformación a nivel de la industria.

Al tiempo, la compañía también tiene previsto desarrollar iniciativas de comercio ético para mejorar las condiciones de trabajo de las personas que confeccionan su ropa mediante la búsqueda de un salario digno para los trabajadores en su cadena de suministro e invirtiendo en programas que brinden mayores oportunidades para las mujeres.