Sistema logistico de Ulma para el Banco de Francia

La instalación de Ulma permite descartar billetes falsos y rotos

Desde hace dos años, Ulma Handling Systems trabaja en la instalación de una infraestructura logística automatizada en el primer centro de alta seguridad de tratamiento de billetes de la zona euro, el Centro Fiduciario Nord de France, inaugurado en abril.

Se trata de una caja fuerte de 6.000 m2 con la que comenzarán a operar en septiembre y que permite analizar los billetes de forma automática gracias a tres máquinas de tratamiento y triaje, que deciden cuáles tienen la calidad suficiente para seguir en curso y cuáles deben ser destruidos.

El principal proceso consiste en la recepción diaria de billetes nuevos y usados, así como bolsas de monedas, para su posterior clasificación, tratamiento y almacenado a la espera de ser enviados en un nuevo pedido.

Mientras que las cajas con billetes y monedas nuevas son directamente almacenadas por robots automatizados (AGV), los billetes usados son enviados a una zona de seguridad para ser verificados y clasificados en el área de triaje.

Allí, el sistema abre las cajas y comprueba cada uno de los billetes, descartando los falsos y rotos, y utilizando los que están en buenas condiciones para hacer nuevos fajos, que serán empaquetados de forma automática. Así, cuando los bancos piden un nuevo montante de dinero, el sistema clasifica el número de cajas necesarias y las prepara para su envío.

Dos almacenes automáticos

La instalación cuenta con un sistema de recepción de fondos con cuatro entradas y un control de cajas y palets, otro sistema de paletizado con dos robots cartesianos, y un último sistema de transporte automático con tres robots automatizados. También se han construido dos almacenes automáticos de palets y cajas, ambos con dos transelevadores. 

Este modelo logístico, sin precedentes en el Eurosistema, ya se está utilizando en países como, EE.UU o Singapur, mientras que en la zona Euro, Alemania está trabajando en un proyecto similar, que estará operativo en 2018.

El propósito del Banco de Francia con esta instalación, que ha supuesto una inversión de 40 millones de euros, es aumentar el nivel de producción, mejorando la calidad del proceso y la calidad del servicio. De hecho, gracias a las infraestructuras implantadas, podrá duplicar su volumen de trabajo.