La nueva carretilla del fabricante utiliza la visión artificial de su entorno para definir la distancia

La nueva carretilla del fabricante utiliza la visión artificial de su entorno para definir la distancia.

El fabricante Kivnon ha desarrollado el primer vehículo de guiado automático, AVG, que tiene capacidad de interpretar las ordenes de un operario con la ayuda de visión artificial. Los primeros prototipos de la carretilla serán presentados en la feria Logistics de Madrid, que se celebrará los días 23 y 24 de noviembre.

Esta nueva solución tiene la capacidad de recibir órdenes a través de los movimientos que el operario realiza con la mano y el brazo. Además, aparte de estas órdenes, la nueva carretilla del fabricante utiliza la visión artificial de su entorno para definir la distancia y tomar decisiones sobre la velocidad con la que se moverá y el camino a seguir.

Esta nueva solución permite una interacción más natural entre el operador y el vehículo y reduce la necesidad de tener diferentes dispositivos para controlar el proceso en el entorno de trabajo, dos características que pueden ser especialmente interesantes en el proceso de picking de una planta de producción.

Desde el fabricante esperan que en el futuro las factorías estén «llenas de vehículos de guiado automático».