Renfe y los sindicatos mayoritarios del comité de empresa, CC.OO., UGT y Semaf, han alcanzado un principio de acuerdo sobre el proceso de segregación en cuatro sociedades de Renfe Operadora, previsto para principios de 2014.

Los otros dos sindicatos del comité de empresa, CGT y Sindicato Ferroviario, mantienen el calendario de movilizaciones en contra de esta segregación, que prevé huelga de 24 horas para la jornada del próximo 20 de diciembre.

Renfe se convertirá el próximo año en un holding del que dependerán cuatro sociedades filiales, tres de ellas destinadas a negocios actuales de la operadora, como son el transporte de pasajeros, tráfico de carga y talleres, y una cuarta para alquiler de trenes a operadores privados.

Con esta reestructuración, la operadora pretende contar con una organización adecuada para una apertura a la competencia del transporte de viajeros, con el fin de que otras empresas compitan con Renfe en el primer semestre de 2014.

Principio de acuerdo vinculado a los trabajadores

En cuanto al «preacuerdo» firmado, el Ministerio de Fomento ha apuntado que «aporta estabilidad al proceso de creación de sociedades en la operadora, permitiendo a la compañía competir en un mercado liberalizado en condiciones óptimas«. Asimismo, afirman que contempla el «marco de relaciones que regularán la implantación del nuevo modelo societario de la compañía ferroviaria».

Según han explicado desde Fomento, se abordan aspectos «más vinculados a los trabajadores», como son los relacionados con el marco competencial entre la sociedad holding y las cuatro sociedades, los derechos de los trabajadores, y la movilidad geográfica y funcional entre las sociedades.

Asimismo, regirá el modelo de interlocución sindical y el convenio de grupo, con sólo Convenio Colectivo, se mantendrán los órganos de representación colectiva, el marco de referencia para futuros expedientes de regulación de empleo (ERE) y las relaciones intersocietarias.

Resultado de negociaciones durante los últimos meses

Para UGT, este «preacuerdo» es «fruto de las intensas negociaciones mantenidas en los últimos meses», será trasladado ahora a los órganos correspondientes de las organizaciones sindicales para su posterior ratificación.

Desde el sindicato se añade que este nuevo acuerdo, garantiza los derechos y la estabilidad de empleo para de los trabajadores de Renfe Operadora y resto de empresas del Grupo. Así, han acordado que si no se diera el caso, se negociarán EREs de carácter voluntario y universal, con las condiciones y tasas de reposición que se acuerden.

Por otra parte, el sindicato ha destacado la definición de las competencias de la Entidad Pública Empresarial (EPE) y de las sociedades, para garantizar que la cabecera del holding mantiene las competencias y control en las estrategias y políticas del Grupo y de las sociedades, así como el desarrollo de las funciones corporativas y de servicio.

En este convenio «se mantienen todos los derechos de movilidad actuales, a través de una permeabilidad real entre todas las sociedades del grupo«, ha afirmado el sindicato.

Además, han acordado que las sociedades y la EPE, contractualizarán para la prestación de servicios y actividades en el Grupo Renfe, y en el caso de Fabricación y Mantenimiento, se garantiza una vigencia media de los contratos de diez años.

UGT ha declarado que con este convenio, se garantiza el inicio de la actividad de todas las sociedades del Grupo con un capital totalmente público, y en el caso de apertura a la participación privada, no podrá ser mayoritaria y deberá negociarse con los representantes legales de los trabajadores.

Finalmente, han considerado esencial que «más allá de que el trabajo se desarrolle en una de las sociedades o en la EPE, queda expresamente garantizado el mantenimiento de todos los derechos, y el mantenimiento del carácter público de todas las sociedades«.