La prohibición de venta de ciertos tipos de neumáticos de clase F y E entra en vigor el 1 de noviembre.

La prohibición de venta de ciertos tipos de neumáticos de clase F y E entra en vigor el 1 de noviembre.

El respeto al medio ambiente también se extiende al uso de los neumáticos, un elemento que cumple una función esencial para la reducción del consumo de carburante y de las emisiones de CO2 a la atmósfera asociadas al consumo del carburante.

Según los datos de la Comisión de Fabricantes de Neumáticos, casi el 20% del consumo de combustible de los vehículos guarda una estrecha relación con las condiciones de los compuestos con que ruedan los automóviles.

La Unión Europea ha introducido una serie de medidas encaminadas a limitar el uso de los neumáticos menos seguros y eficientes en la Unión Europea, por lo que, a partir del próximo 1 de noviembre de 2018 no se podrán vender neumáticos de turismo y furgoneta de clase F en resistencia a la rodadura, así como aquellos de clase E de camioneta cuyo coeficiente de resistencia a la rodadura sea superior a nueve, en todo el territorio comunitario.

Esta medida, a juicio de la Comisión de Fabricantes de Neumáticos, reforzará el papel del consumidor y mejorará la calidad del aire, ya que solo es posible cumplir con los objetivos marcados por la legislación europea, tanto en el plano de la seguridad, como en el de la reducción de las emisiones de CO2 y la disminución del ruido del tráfico, gracias al papel que desempeña etiqueta del neumático.