La Federación Regional de Organizaciones y Empresas de Transporte de Murcia ha solicitado a la Delegación del Gobierno en Murcia que se intensifiquen las inspecciones a furgonetas y vehículos particulares que están transportando de forma ilegal a trabajadores agrarios.

Desde la pasada semana se están detectando “un sinfín de furgonetas y turismos particulares que se dedican a realizar el transporte de trabajadores a las distintas fincas y almacenes agrícolas” dentro de una “total ilegalidad». Y, lo que es más grave, «sin observar las medidas obligatorias de seguridad sanitaria para evitar los contagios, y con un índice de ocupación total, incluso en algunos casos superior a lo autorizado«.

Además de un importante riesgo de incremento de contagios de coronavirus, este transporte ‘pirata’ está causando «un grave perjuicio económico» al sector. De hecho, muchas empresas de transportes de viajeros han renunciado a aplicar, total o parcialmente, los ERTE que tenían preparados, debido a servicios que tenían comprometidos con empresas agrícolas y que ahora se han anulado.

Froet cree que igual que se está inspeccionando meticulosamente a los autobuses, la inspección debe dedicar esfuerzos a estas furgonetas, que «incumplen tanto las medidas sanitarias como administrativas y documentales«.

Además, propone que las acciones a implementar se lleven a cabo de acuerdo con las empresas agrícolas y de trabajo temporal, así como con la administración regional, de forma que queden claras las medidas sanitarias y de protección que hay que adoptar en el transporte de jornaleros.