El equipo de Prologis Research ha publicado un nuevo estudio, «La constante disrupción«, en el que se analiza la transformación que están llevando a cabo los clientes logísticos, del modelo ‘just in time’ al ‘just in case’, que creará potentes estímulos para la demanda inmobiliaria logística y podría prolongar o agravar la escasez de espacio actual.

El estudio destaca que es clave contar con una sólida relación entre existencias y ventas para la cadena de suministro del futuro, ya que las interrupciones del flujo de mercancías continuarán después de la pandemia, debido a los factores estructurales del clima, la geopolítica y la mano de obra.

En segundo lugar, según Prologis, aumentar las existencias requerirá 74 millones de metros cuadrados de superficie inmologística o más para solucionar la escasez y mejorar la resiliencia. El alquiler inmologístico todavía no refleja la demanda alentada por la resiliencia, ya que las empresas primero deben enfocarse en resolver los desafíos relacionados con las existencias.

Por último, en el informe se explica que las ubicaciones de acceso están preparadas para beneficiarse en el lado del consumo de las cadenas de suministro. Dado que estas ubicaciones suelen tener fuertes barreras para el desarrollo de nuevas actividades logísticas, se espera que la demanda supere a la oferta.

Los patrones de las existencias deben cambiar, a juicio de Prologis, ya que, aunque el modelo ‘just-in-time‘ permitió una reducción estructural de los ratios existencias/ventas, también dependía de un flujo fluido de las mercancías.

La escasez actual podría requerir hasta 55 millones de metros cuadrados de espacio logístico a corto plazo para volver al ratio medio de existencias/ventas de la década de 2010, concluye el estudio.

 

banner-suscripción-a-cadena-de-suministro-750x110px