La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Mérida ha estudiado los informes jurídicos y urbanísticos sobre este proyecto, dando el visto bueno al inicio del expediente para modificar el uso del suelo, que tiene la calificación de no urbanizable.

El siguiente paso es que el gobierno local convoque un concurso para la enajenación del terreno, estableciendo como condición principal la construcción de un área logística.

El proyecto incluye un espacio con gasolinera, restaurante-cafetería, hotel, zona de descanso, aparcamiento de autocaravanas y servicios para los profesionales del transporte, con lo que complementaría al Centro Regional de Transportes, en el eje de comunicación Sines-Valencia, junto a la salida 613 de la Autovía de la Plata A-66.

Se pretende así aprovechar el punto estratégico que supone Mérida, al tiempo que se sacan las mercancías peligrosas de la ciudad.