Una vez que el último Consejo de Ministros ha dado el visto bueno a la firma de un nuevo convenio para prorrogar las bonificaciones existentes para el tráfico de vehículos pesados en el tramo de la AP-7 que va desde Fornells de la Selva a la frontera francesa ya está en vigor, tras su publicación oficial.

La medida se estableció inicialmente en 2013 para mejorar los problemas de seguridad vial que se estaban produciendo en la N-II en las comarcas de Gerona y desde entonces, a juicio de las autoridades, se ha demostrado muy efectiva.

Consecuentemente, el Gobierno ha procedido a actualizar este desvío del tráfico pesado de la N-II en Gerona a la AP-7, algo que consiste esencialmente en prohibir el tráfico de vehículos pesados con un total de cuatro o más ejes destinados al trasporte de mercancías por el tramo de la N-II que transcurre entre La Junquera y Fornells de la Selva, algo de lo que se hará cargo el Servei Català de Trànsit, mediante el establecimiento de la correspondiente restricción.

En paralelo, de manera complementaria se aplicarán medidas de reducción del peaje en la autopista que faciliten el desplazamiento a la misma de los referidos vehículos pesados en el tramo.

Así pues, en esta infraestructura se aplica ya una reducción del 43,45% del importe del peaje a aquellos vehículos que realicen recorridos internos en el tramo de la autopista AP-7 comprendido entre los enlaces de Fornells y La Jonquera sur, ambos inclusive y que dispongan del peaje dinámico o telepeaje (VIA-T).

De igual modo, también se establece una reducción del 35% del importe del peaje al resto de vehículos pesados que circulen por el tramo Fornells-frontera francesa.

Por lo tanto, la Administración compensará el próximo 2021 a Acesa, concesionaria de la autopista, con 1.027.106,24 euros, por una medida que tiene una vigencia inicial hasta el 31 de agosto de 2021.