Buque mercante navegando en ruta europea de SSS.

¿Puede una autoridad aduanera comunitaria tener la certeza de que un buque que declara mercancías dentro de la UE, únicamente haya hecho escala en puertos de la UE?. A partir de este momento esto es posible comprobarlo en cada uno de los 250 buques que participan voluntariamente en el proyecto piloto Blue Belt.

Este proyecto comenzó como una iniciativa de la Presidencia belga de la UE y fue aprobado por el Consejo de Ministros de Transportes el 2 de diciembre de 2010. El proyecto piloto Blue Belt  ha entrado en fase de desarrollo operativo esta semana.

La Agencia Europea de Seguridad Marítima (EMSA) ha elaborado  el proyecto en coordinación con los Estados Miembros, las autoridades aduaneras, los servicios de la Comisión,  la Dirección General Fiscal y  de Aduanas y la Dirección General de MOVE, así como  la asociación de armadores europeos (ECSA) y la World Shipping Council  (CSM ).

El objetivo es investigar nuevas formas para promover y facilitar la navegación de corta distancia en la Unión Europea y reducir las cargas administrativas para el comercio intracomunitario. Los movimientos de los buques adscritos a este proyecto piloto serán monitorizados a través del sistema SafeSeaNet operado por la Agencia Europea de Seguridad Marítima.

En esta fase actual del proyecto piloto, se efectuará un seguimiento automático de los buques participantes para informar a las autoridades aduaneras, antes de la llegada, de los viajes reales realizados  y puertos de escala ya que el proyecto piloto se fundamenta  en compartir la información existente sobre el tráfico marítimo entre las diferentes usuarios, por lo que tiene un claro potencial para mejorar aún más los intercambios de mercancías en tráficos intracomunitarios por vía marítima.

Mediante Blue Belt, las autoridades aduaneras recibirán el oportuno informe antes de la llegada del buque al puerto comunitario. Este informe contendrá información sobre viajes previos y últimos realizados, incluyendo las llegadas previstas (ETA) y de salida (ETC) reportando la llegada prevista o real así como los horarios de salida,  del puerto previo y próximo puerto de destino además otro tipo de información relativa al viaje.

El proyecto piloto Blue Belt no duplicará o sustituirá los trámites y procedimientos aduaneros y si tiene éxito, el resultado será aplicable para analizar y contrastar el de  los procedimientos y mecanismos actuales. Conforme a los resultados que se obtengan en cuanto a su viabilidad y conveniencia, se establecería este sistema de información permanente evaluándose su utilidad operativa a comienzos del 2012.