El puerto de Barcelona se apoyará en el proyecto CLEVER-volume para optimizar la gestión de residuos sólidos en el marco del Convenio Marpol.

Para ello se utilizará un sistema de sensores que calcula su volumen con una alta precisión de forma remota y en tiempo real, sin necesidad de disponer de la presencia de supervisores.

El enclave portuario barcelonés y 3DModelling Studio han desarrollado esta prueba piloto, ganadora del Smart Catalonia Challenge 2019, para conseguir una cuantificación más exacta con respecto al volumen de residuos sólidos que entregan los barcos.

La iniciativa permitirá, según estimaciones hechas por los responsables del proyecto, una reducción de los costes económicos derivados de esta gestión en unos 136.000 euros anuales.

Actualmente, se está trabajando en una nueva versión de la solución para ser testada en el entorno operacional, de tal manera que en la nueva fase de desarrollo se puedan homologar los equipos y certificar la medición volumétrica.

De igual modo, también se pretende completar la automatización del proceso de medición y la interoperabilidad de informacióncon las bases de datos marítimas, incluida la clasificación de residuos, así como integrar las métricas medioambientales en los informes de medición de desperdicios.

La prueba piloto ha acumulado una duración superior a 10.200 horas desde su inicio en noviembre del 2019.