El grupo francés de automoción PSA Peugeot Citroën ha anunciado que ha entrado en negociaciones exclusivas para vender Gefco a la empresa estatal de ferrocarriles rusa RZD por un importe de 800 millones de euros . En total la participación que la compañía vende asciende a un 75% del capital de Gefco.

La cesión estará precedida por el pago por parte de Gefco a PSA de un dividendo excepcional de 100 millones de euros. Este alianza surge tras el acuerdo a principios de año año por el que General Motors mantiene una cooperación estratégica y comercial con Gefco para el suministro de servicios a la corporación estadounidense en Rusia y Europa.

Gefco, que mantendrá su sede en Francia, a través de este proyecto no sólo continuará con su estrategia de expansión por China, India y América Latina, sino también acelerará el desarrollo de corredores internacionales en el este y centro de Europa, especialmente en Rusia.

El constructor automovilístico ha indicado que las negociaciones exclusivas pretenden establecer «una alianza estratégica para acelerar el desarrollo de Gefco« gracias a los puntos fuertes de RZD, una de las mayores compañías de Rusia con 1,2 millones de empleados con actividades en el transporte de mercancías, pasajeros y logística de contenedores con su filial Transcontainer.

Para la compañía francesa, esta operación debería permitir a Gefco diversificar sus actividades y contribuir a la progresión de sus ingresos. El proceso de venta de Gefco, la filial logística de PSA, con el fin de tratar de paliar su delicada situación financiera, se conoció en febrero pasado.

En principio, el proceso de búsqueda de inversores y el plazo de presentación de ofertas finalizaba en mayo, pero los malos resultados del grupo PSA, retrasaron la operación. En los primeros días de  julio se admitían retrasos en la fecha para cerrar la operación, al tiempo que aumentaba el porcentaje en venta de la filial logística. Las cifras que se apuntaban entonces, hacían referencia a la venta del 80% de Gefco por unos 1.200 millones de euros, muy lejos de los 800 millones que suponen la venta del 75%.