La contratación de espacios para actividades logísticas en Cataluña durante el primer trimestre de 2020 ha alcanzado los 108.929 m², un 51,5% menos que en el mismo periodo del año pasado, según los datos que maneja Forcadell.

El registro da cuenta del importante impacto de la crisis sanitaria sobre el mercado, aunque también conviene tener en cuenta que en el mismo período del año pasado se produjeron el alquiler de 94.000 m² en ZAL por parte de Decathlon y de 46.000 m² más en Molins de Rei por parte de DSV.

Consecuentemente, la consultora barcelonesa estima que este año será más flojo de lo inicialmente previsto, con un fuerte impacto en el ‘take-up’ del segundo cuarto de 2020.

Por zonas, el informe indica que durante los tres primeros meses del año, la segunda corona de Barcelona ha registrado un incremento de superficie contratada de un 41%, con 44.765 m² totales en siete operaciones.

Al mismo tiempo, la tercera corona ocupó ha registrado un total de 38.734 m² comercializados durante el período en siete operaciones, mientras que la primera corona de la capital catalana ha sumado 25.380 m² en seis operaciones.

De igual manera, el trabajo también ratifica que la disponibilidad de espacios logísticos en la región siguesiendo baja, aunque se han dado algunos cambios de nave que van a liberar espacios en primera Corona y que podrían propiciar operaciones futuras.

A nivel de operaciones, durante el trimestre se han producido mayoritariamente con naves ya construidas y sólo un 30% de los acuerdos, con naves de obra nueva o llave en mano.

Además, también se observa que el producto de nueva construcción se está agotando a la vez que se están liberando naves que ya estaban ocupadas.

El informe pone de relieve que la operación media se situó en los 5.446 m², con rentas sin variaciones en todas las áreas, a la espera de ver la evolución de la crisis y con los arrendatarios están intentando conseguir acuerdos con los arrendadores para soportar económicamente el actual bache.