CMHF se reunirá con Fomento para analizar la situación de la autopista del mar de Vigo

El presidente de Puertos del Estado, José Llorca, cree que el próximo mes de enero será un mes “importante y clave” para la puesta en marcha de la autopista del mar entre Vigo y Saint Nazaire, proyecto que se ha ido retrasando desde que anunció su concesión a Trasmediterránea, naviera que ganó originariamente el concurso hispano-francés. Llorca hizo estas manifestaciones el pasado sábado durante el primer Foro de la Logística y del Transporte de Galicia, que se celebró en Santiago de Compostela.

En su ponencia, el presidente del organismo gestor reconoció que “estamos mucho mejor que al principio”, e insistió en lo ya expresado en múltiples ocasiones, que uno de los grandes lastres con los que ha nacido el proyecto es la falta de estabilidad de un contrato de Gefco, la filial logística del grupo PSA que mueve los vehículos de la planta viguesa de Citroën, con una naviera. Además, hay que recordar que Gefco acaba de ser vendida mayoritariamente a la compañía de ferrocarriles rusos RTZ.

Llorca también justificó la labor desarrollada por el actual equipo de Ana Pastor en Fomento que ha intentado buscar un compromiso de Gefco para asegurar un contrato “por el mayor tiempo posible con una naviera, para que eso fuera la base suficiente para poner en marcha la autopista del mar». Precisamente, el próximo 31 de diciembre la naviera Compañía Marítima Hispano Francesa (CMHF) finaliza su contrato con Gefco para mover los vehículos de la planta de Citroën que pasarán a manos de la naviera española Suardíaz.

Asumir las condiciones del convenio ya firmado

Por ello, el Gobierno ya negocia con Suardíaz porque el compromiso de tres años conseguido con Gefco “lleva a un paso siguiente para materializar el proyecto y conseguir que sea capaz de asumir las condiciones del convenio que está firmado”.

El máximo responsable del gestor portuario cree que este acuerdo contempla cierta flexibilidad, ya que los tráficos mínimos que se exigían están relacionados con la evolución del PIB y podrían ser «menores y atractivos». Cree también que una tercera rotación -sobre las dos previstas- supondría estar en condiciones de competir con la autopista del mar.

Las bases del concurso hispano-francés para el establecimiento de la autopista en la fachada atlántica- Mar del Norte señalaban un tráfico mínimo anual de 25.000 tráileres en el primer año de explotación, 50.000 el segundo y 100.000 a partir del cuarto año y sucesivos. La situación económica actual, sin embargo, hace que aquellos mínimos «sean hoy inviables» aseguró, por su parte, el presidente de Vasco Gallega de Consignatarios, Juan Martínez.

En el foro también criticó que la autopista entre Vigo y Saint Nazaire cuente con la misma subvención que la ruta entre Gijón y misma localidad francesa, cuando en el primer caso es necesario navegar 450 millas, con un tiempo medio de 19 horas, y en el segundo 269, que se pueden completar en 14 horas. Tampoco considera viable el plazo mínimo de siete años que preveía el proyecto, por lo que pidió flexibilidad en volúmenes y subvenciones.