El próximo 27 de septiembre está previsto que el Puerto Exterior de La Coruña inicie sus operaciones comerciales con una operación de exportación de 35.000 toneladas de clínker con destino a Sudamérica, desarrollada por la empresa Pérez Torres, según aseguró el presidente de la autoridad portuaria, Enrique Losada, hace unos días. Para este primer operativo ya se han dispuesto todos los servicios portuarios, desde los amarradores hasta los prácticos, los remolcadores o la policía portuaria, que están preparados para dar soporte a cualquier operación en Punta Langosteira.

La mercancía se está trasladando en camiones a Punta Langosteira, donde ya están acopiadas más de 5.000 toneladas, y el resto llegará en las próximas semanas. Además, Losada adelantó que es probable que a mediados de mes se realice otra operación, también de exportación, de un producto del sector de mercancía general, si bien está todavía por concretar.

Por otro lado, el presidente del puerto gallego señaló que ya se han iniciado las obras para la ejecución del contradique, una infraestructura que permitirá aumentar los metros lineales de muelles abrigados y ganar superficie de explanadas, hasta alcanzar 250 hectáreas.

La primera fase consiste en la construcción de los primeros 550 metros de espigón, de los que los últimos 100 metros quedarán de momento sumergidos. En paralelo, a una distancia de 132 metros, se construirá otro dique de 335 metros, que en el futuro quedará integrado en las explanadas portuarias y cuya ejecución se hace necesaria para proteger la toma de agua de la central térmica de Sabón.

Esta actuación fue adjudicada a la unión temporal de empresas formada por Sato, Dragados, Arias Hermanos Construcciones y FPS, por un importe de 17,5 millones de euros. Con un plazo de ejecución de 16,5 meses, está previsto que la obra concluya a finales del año 2013, para iniciar a continuación la segunda fase, completando los 1.350 metros de longitud que tendrá el contradique en su totalidad.

Implantación de Pemex

Enrique Losada también ha valorado positivamente la implantación de la compañía mexicana Pemex en el Puerto Exterior, convirtiendo Punta Langosteira en su base logística para realizar operaciones de mezcla de gasolinas con destino al mercado mexicano. La previsión pasa por mover entre 2 y 2,5 millones de toneladas anuales. Para el presidente del puerto, esto permitirá un notable crecimiento en los tráficos, y en la importancia de que el puerto deje de depender de un solo cliente en lo que a graneles líquidos se refiere.

En su opinión, la instalación de Pemex tendrá un “efecto llamada a nivel internacional”, dando a conocer el potencial del puerto Exterior para la implantación de grandes compañías, gracias a su ubicación en un corredor por el que pasan más de 40.000 barcos anualmente, por sus características en cuanto a calados, ya que es el único puerto atlántico que actualmente puede ofrecer una profundidad de 24 metros en muelles petroleros, y por su gran superficie logística e industrial.

Está previsto que, en principio, la terminal de Pemex ocupe 30.000 metros cuadrados, con instalaciones que en el proyecto básico incluyen cuatro tanques con capacidad total para 100.000 toneladas de producto, así como las tuberías y todos los elementos auxiliares.

Según ha aclarado Losada, la terminal de Pemex no interferirá en ningún caso con el traslado de Repsol e incluso con la implantación de otros operadores de graneles líquidos. Respecto al traslado de Repsol, el responsable portuario confía en llegar a un acuerdo lo antes posible con respecto a la cuantía de la indemnización para el traslado, de manera que no haya necesidad de acudir a la potestad coercitiva que tiene la Autoridad Portuaria como administración pública para establecer el traslado forzoso.