La Comisión Europea ha publicado una orientación para los Estados Miembros con las medidas a tomar en caso de pérdida, robo o vencimiento de la tarjeta de conductor durante la crisis sanitaria, teniendo en cuenta los posibles retrasos en su emisión o reemplazo.

Bruselas autorizará una excepción a los plazos establecidos en la legislación, en atención a las circunstancias excepcionales a las que los Estados Miembros se están viendo expuestos durante este periodo.

En este sentido, ha sugerido a las autoridades nacionales competentes que se esfuercen en suministrar una nueva tarjeta lo antes posible después de recibir una solicitud a tal efecto. Un plazo de 45 días después de la recepción podría considerarse razonable en las circunstancias actuales.

Además, las autoridades nacionales encargadas de hacer cumplir la ley deben tener en cuenta las circunstancias actuales al realizar controles de cumplimiento del Reglamento del tacógrafo, en la medida en que el conductor haya cumplido con sus obligaciones.

Con respecto a las tarjetas caducadas, se recomienda presentar una solicitud en línea siempre que esté disponible esta opción. Además, aunque los Estados Miembros se aseguren de que los períodos y eventos relevantes se registren correctamente, el conductor siempre debe poseer la tarjeta vencida y presentarla a solicitud de las autoridades de control.

En este contexto, se debe conservar la prueba de la solicitud de reemplazo de la tarjeta caducada ante las autoridades nacionales competentes y presentarla a las autoridades de control si lo solicitan.