Puertos del Estado plantea la posibilidad de reclamar a LDLines los 30 millones de euros que ha recibido en concepto de subvenciones europeas dentro del programa ‘Marco Polo’ si mantiene su decisión de dejar de operar la autopista del mar Gijón-Nantes, ya que considera que no existen motivos económicos reales que fundamenten esta medida.

Así lo ha señalado este pasado martes el presidente de Puertos del Estado, José Llorca, en respuesta a una pregunta del grupo Socialista, durante su comparecencia ante la Comisión de Fomento del Congreso para explicar el proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2015 en lo que atañe a su departamento.

«No estamos de acuerdo en absoluto con lo que ha hecho la naviera. Con un grado de ocupación del 70%, la naviera dice que no es capaz de explotarla con beneficios. No tiene elementos para dejar el servicio en estas condiciones alegando perdidas económicas«, recrimina el responsable gubernamental.

De hecho, España ha sido «clara» y ha acordado con sus socios franceses que «si la naviera abandona definitivamente la línea» se reclamará la devolución de los 30 millones de euros de subvenciones que ha recibido. «Y tenemos elementos jurídicos para reclamarlo«, ha insistido el presidente de Puertos.

Y es que, a su juicio, «no puede ser que las empresas privadas usen dinero público» y luego desistan de «su responsabilidad» sin asumir consecuencias por ello. «Los estados ponen dinero para poner en marcha y consolidar una línea, y la naviera debe gestionarla», ha reiterado, asegurando además que «en estos momentos hay una demanda importante de transporte en Gijón» que hay que cubrir.

Para ello, Puertos del Estado está en contacto con varias navieras, entre las que se encuentra el grupo italiano Grimaldi, para poder reanudar este servicio, aunque sin subvenciones, Si bien, Llorca ha matizado que dado que LD Lines no ha consumido el total de la subvención que se le asignó, se ha planteado a  la UE para que permita que durante todo el año 2015 se puedan utilizar esos fondos en el nuevo convenio de explotación que se acuerde.

Según lo expresado por Llorca, para consolidar la línea Gijón-Nantes hay que buscar un modelo de explotación que se mantenga durante los siete años, ya que en caso contrario, «activaríamos los mecanismos para recuperar la totalidad de la inversión«, ha reiterado.

Por último, Llorca ha responsabilizado al anterior Ejecutivo socialista de este conflicto ya que, «curiosamente» y «una vez firmado el convenio con Francia, se incluyó una cláusula que permitía que la naviera, al final del periodo de subvenciones, se pudiera ir«. «Y eso es lo que ha pasado», ha zanjado.