El Grupo Consultivo del Sector Privado de la Organización Mundial de Aduanas ha elaborado un documento para sus miembros con ciertos aspectos a considerar en la crisis del Covid-19. Entre los integrantes, se encuentra la Asociación Internacional de Agentes Profesionales de Aduana, de la que a su vez forma parte el Consejo General de Agentes de Aduanas.

El texto recuerda la importancia de considerar servicios esenciales a los transportistas y sus medios de transporte, equipos, personal y tripulaciones, agentes de carga, agentes de aduanas y servicios de entrega, incluido el transporte de última milla. Además, debe identificarse una lista de productos esenciales para facilitar los envíos de socorro en todo el mundo.

Los gobiernos deberían suspender los requisitos de licencia y considerar la exención arancelaria completa para estos artículos a fin de evitar interrupciones en las cadenas de suministro. Es importante que las autoridades sean flexibles en cuanto a estos productos, puesto que lo esencial en el primer día de la pandemia quizá no sea lo mismo en el 50 o el 100.

Seguridad y eficiencia

En cualquier caso, todos los suministros y equipos médicos necesarios deben tener prioridad para cruzar las fronteras. También resulta fundamental la seguridad del personal de aduanas y otras agencias fronterizas, por lo que deben apostar por la automatización, el procesamiento electrónico de datos y los pagos electrónicos, reduciendo las inspecciones físicas a los envíos de alto riesgo.

Los gobiernos han de asegurarse de que los envíos, sean o no esenciales, se despachen rápidamente. Para ello, la OMA propone renunciar a los cargos por almacenamiento de bienes no despachados a tiempo o retenidos, la gestión coordinada de fronteras, la eliminación de las penalizaciones menores para evitar demoras en la frontera y la retención de vehículos en los puertos, y la reducción del número de auditorías.

Además, hay dos recomendaciones específicas importantes que respaldarán la reanudación y recuperación del negocio. En primer lugar, simplificar los procesos y permitir flexibilidad para la redirección de bienes, y en segundo lugar, eliminar las restricciones en el tráfico o manipulación de contenedores de mercancías no esenciales, dado que el número de contenedores vacíos para la exportación de las esenciales está disminuyendo.

Pequeñas y medianas empresas

Por último, en el texto recuerdan que muchas pequeñas y medianas empresas fracasarán durante este período, incluidos importadores y exportadores. Para mejorar el flujo de caja para estos negocios y prepararlos para la recuperación, es importante la exención, reducción o aplazamiento en el pago de derechos de aduana, impuestos y tasas, así como otras deudas aduaneras.

También se podrían reducir o eliminar los aranceles para las licencias de importación requeridas bajo otras regulaciones, suspender auditorías o inspecciones aduaneras periódicas durante 2020 para empresas que no tienen antecedentes de incumplimiento, renunciar a los intereses por pagos atrasados o aumentar los plazos para reclamos y apelaciones.

En esta línea, de cara a la reanudación de la actividad, los gobiernos y las agencias fronterizas deben garantizar que las fronteras estén abiertas y mover el flujo de mercancías con la máxima eficiencia.