La valía del trabajo desarrollado por las empresas de transporte españolas en los momentos más duros de la pandemia de coronavirus está fuera de toda duda.

Sin embargo, a nadie amarga un dulce, sobre todo si así se reconoce una labor que suele despreciarse las más de las veces.

Esta misma semana, Carlos Prades, presidente de FVET, ha recibido, en representación del colectivo de transportistas, el Premio Levante-EMV en la categoría de ‘Cadena Agroalimentaria’.

Se trata de un reconocimiento al esfuerzo realizado por los profesionales del transporte por carretera por su contribución al mantenimiento de otros servicios esenciales como la actividad industrial o el abastecimiento en supermercados, farmacias y productos de primera necesidad.

Con la denominación ‘El Valor de la Sociedad Valenciana’, el diario ha querido premiar el trabajo que distintos profesionales han realizado durante los meses más duros de la pandemia.

Sobre el trabajo del sector en esos momentos, el presidente de la patronal valenciana del transporte ha afirmado que “no hemos sido héroes, simplemente hemos hecho nuestro trabajo, pero ha tenido que llegar una pandemia para visibilizarlo y ha insistido en dar las gracias a “todos aquellos que cada día se suben al camión para que la actividad no pare, impulsando la economía y realizando un servicio vital para la sociedad”.