El puerto de Barcelona ha movido en el primer semestre de 2021 un total de 1,8 millones de TEUs, lo que supone un crecimiento del 31% respecto al mismo periodo de 2020 y supone batir el récord histórico del primer semestre de 2019, cuando se movieron 1,7 millones de TEUs. De esta forma, el tráfico de contenedores se sitúa por encima de los volúmenes pre-pandemia, lo que confirmaría una recuperación rápida.

Por su parte, el tráfico total del puerto de Barcelona en el periodo enero-junio ha sido de 32,7 millones de toneladas, que significa un incremento del 16,8% respecto del mismo período del año pasado. No obstante en la comparativa con los datos pre-pandemia, se sitúan ligeramente por debajo del tráfico total del primer semestre de 2019 (-4,9%), debido a algunos tráficos que siguen por debajo como son los pasajeros, los vehículos o los líquidos a granel, como gasolinas y gasóleos.

El crecimiento experimentado por los contenedores ha sido más acelerado que el tráfico total debido, principalmente, a un notable incremento de los tráficos (+52,2%). Aunque el tráfico de origen y destino también tiene un comportamiento notablemente positivo (+18,1%).

Otro hecho a destacar es el comportamiento experimentado por el tráfico de los contenedores de importación y exportación, récord incluído, con más de 696.000 TEUs movidos con terceros países, con un elevado ritmo de crecimiento de las exportaciones (+19%), también comparadas con 2019 (+16%).

El crecimiento experimentado por los contenedores ha sido más acelerado que el tráfico total debido, principalmente, a un notable incremento de los tráficos (+52,2%).

En el ámbito del tráfico de vehículos nuevos, en el primer semestre se ha registrado un crecimiento del 31,1% con un movimiento de 286.605 unidades. Este es, sin embargo, uno de los segmentos más afectados por el actual contexto de incertidumbre y de crisis económica derivada de la pandemia y aún se encuentra en niveles inferiores a los del año 2019 (-31%).

En relación a los sólidos a granel, el movimiento ha sido de 2,3 millones de toneladas (+8,1%) con respecto a 2020, por las exportaciones de sal común, ya que la nueva terminal de ICL ya está plenamente operativa. En cuanto a los líquidos a granel, el movimiento alcanzado ha sido de 5,6 millones de toneladas (-12,4%). Los mayores descensos se concentran en las importaciones de gas natural (-51%) y los tráficos de gasolina (-56%).

El pasaje, sigue siendo el tráfico más afectado por la crisis, con una caída entre enero y junio de un 43,7%, con 240.904 pasajeros. El 26 de junio llegó el primer crucero del año al puerto de Barcelona y las diferentes navieras están empezando a operar progresivamente, por lo que hasta finales de año se espera recibir entre 75 y 100 escalas de cruceros y unos 200.000 cruceristas, aproximadamente.

En el ámbito económico, los ingresos han experimentado un incremento del 7% respecto al mismo período del año anterior, pero son todavía un 15% inferiores al año 2019, con un resultado de explotación de 13 millones de euros por debajo del de 2019.

Ayudas para reactivar la recuperación

En cuanto al Plan de Recuperación 2021-2022 dotado con 43 millones de euros, de los que 23,3 millones de euros corresponden al año 2021. De estos, 12,3 millones de euros corresponden a la reducción de los coeficientes correctores de las tasas del buque, pasaje y mercancía y otras bonificaciones. Dentro de la política ordinaria de bonificaciones comerciales, para el 2021 también se contemplan descuentos en las tasas por 11 millones de euros.

De la partida correspondiente a 2022, el Consejo de Administración ha aprobado un nuevo paquete de ayudas extraordinarias de 7,4 millones de euros para una nueva reducción de los coeficientes correctores de las tasas al pasaje y la mercancía.